A veces las paredes no cobran el protagonismo suficiente dentro de una habitación. Si quieres personalizar tu dormitorio y que las paredes no queden vacías ni aburridas, apúntate esta idea tan sencilla. Crea tus propias“galerías de fotos” en la pared.

Momentos especiales, recuerdos, viajes, personas… llenarán de vida las paredes de tu habitación. Las fotografías siempre consiguen que una decoración sea mucho más personal, por eso me ha encantado esta idea, más cuando no suelo tener muchas fotos puestas en casa.

Puedes crear tus propios collage, hacer murales gigantes que ocupen toda la pared, crear figuras con pequeños marcos de fotos del mismo estilo o utilizar diferentes marcos de estilos muy variados para conseguir una combinación más llamativa.

Aunque personalmente este tipo de decoración y el uso de cuadros o fotografías me gusta más para una habitación, también puedes adaptarlo a otras estancias y rincones de tu hogar. El hueco de la escalera, el salón e incluso la cocina, son paredes perfectas para personalizar todavía más tu casa.