Con pequeños gestos que podemos incluir en nuestro día a día, conseguiremos un ahorro energético que notaremos dentro de nuestro propio hogar y en el consumo diario, a la vez que ayudamos a la conservación del medio ambiente y de sus recursos. Por eso, hoy vamos a ver una serie de tips básicos que nos ayudarán a mejorar nuestros hábitos diarios gracias a los que conseguiremos lograr nuestro objetivo de ahorrar energía dentro del hogar.

Iluminación

  • Usar bombillas de bajo consumo es el paso principal, conseguiréis ahorrar un 75% de energía.
  • Mantener apagadas las luces de las habitaciones que no se utilicen o cada vez que se salga de ellas.
  • Graduar el termostato para no perder energía abriendo las ventanas.
  • Si es posible, incluir sistemas de regulación de luz, así se puede mantener en un nivel bajo cuando no sean necesarias grandes cantidades de luz.

En el baño

  • Cerrar bien todos los grifos
  • No usar el inodoro como basura y tirar de la cadena cuando sea necesario.
  • Usar la ducha en vez de la bañera, el ahorro de agua y energía es mucho mayor.
  • Desenchufar aparatos eléctricos como el secador o el cepillo de dientes cuando no se utilicen.

En la cocina

  • Si tenéis una cocina clásica de fogones, limpiar con regularidad para evitar que se atasquen y consuman más en su uso.
  • Tapar la olla mientras se cocina y calienta el agua, así ahorrareis un 20% de energía.
  • Utilizar sartenes y ollas con un diámetro mayor que el de la placa sobre la que se cocine, así la cocción será más rápida.
  • Apagar el fuego antes de terminar y aprovechar el calor residual.
  • Utilizar utensilios que contengan economías energéticas como: recipientos superpuestos o con compartimentos donde se pueda cocinar o conservar varios alimentos a la vez.

¿Qué tips incluiríais vosotros en este listado?